La Gestión de Compras

la gestión de compras


La Gestión de Compras

La Gestión de Compras de género es uno de los temas en los que tenemos que prestar más atención, pues se puede convertir en un problema para el negocio.

Pensemos que el género representa inversiones.

Cuando hablamos de Inversiones hablamos de desembolsos de dinero que tenemos que recuperar y renovar en el tiempo.

Recuperación del dinero invertido en el Género

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperar el dinero invertido en el Género?

El tiempo que se tarde en vender, el Plazo de Venta y el tiempo que se tarde en cobrar, el Plazo de Cobro.

En la duración de estos plazos, es dónde el género se puede convertir en un problema para el negocio.

El género, que supone una inversión y, por lo tanto, un desembolso de dinero, se recupera cuando es vendido y es cobrado, generándose el Margen de Contribución.

Margen de Contribución que permite cubrir el resto de Gastos del negocio, los Gastos Generales.

Cuánto más tiempo duren estos plazos, más tiempo tarda el negocio en generar el anhelado Margen de Contribución.

En la práctica, es el Plazo de Venta el que suele generar los problemas, ya que el Plazo de Cobro lo tenemos más controlado.

Pues, somos conscientes de los plazos de cobro que concedemos a nuestros clientes y, en el caso de que las ventas se hagan al contado, tal plazo de cobro no existe.

Sin embargo, el Plazo de Venta depende de otros parámetros que no controlamos.

En el Plazo de Venta está la clave

El tiempo que se tarde en vender el género depende de dos parámetros claves:

  • la demanda diaria de los clientes y
  • la cantidad de género a aprovisionar.

La demanda diaria de los clientes marca el ritmo de salida del género y, por lo tanto, también, debería marcar el ritmo de entrada del género.

La demanda diaria de los clientes define las necesidades de género.

Sin embargo, en la práctica, no suele ser así por distintos motivos:

  • En ocasiones, el proveedor exige una cantidad mínima de pedido para poder servir, por encima de las necesidades del negocio, lo que provoca que se genere stock innecesario, alargando la recuperación del dinero invertido.
  • En otras ocasiones, hacemos acopio de género en base a las previsiones de demanda de nuestros clientes y, por el motivo que sea, resulta que dichas previsiones no se cumplen, lo que acaba generando stock innecesario.
  • A veces, por aprovechar una oferta o un descuento por volumen, hacemos acopio de género que luego se queda en las estanterías sin ser vendido, generando stock innecesario.
  • O para llenar las góndolas o estanterías de productos, compramos género que va a tardar en ser vendido, generando stock innecesario.

Para controlar estos dos parámetros fundamentales y conocer cuáles son los productos que ralentizan la generación de dinero, podemos hacer uso de softwares de gestión de stocks o de cajas registradoras TPV que incorporan el software.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EBook + Curso por Email